De Viaje En el planeta del Amor °-°(>☆•[♥]•☆10======[[||°°<>°°||]]======10☆•[♥]•☆*<)°-°

°-°(>☆•[♥]•☆10======[[||°°<>°°||]]======10☆•[♥]•☆*<)°-°

Biocombustibles: ¿bendición o placebo? octubre 5, 2007

Filed under: General — godocomal @ 2:20 pm

Sueños verdes

Cuando este año Dario Franchitti ganó las 500 millas de Indianapolis con su elegante coche anaranjado y negro, de 670 caballos de fuerza, el vivaz escocés escribió una nota peculiar en la historia deportiva. Se convirtió en el primer piloto en ganar la icónica carrera automovilística estadounidense con etanol puro: la bebida transparente de alto octanaje elaborada con maíz cuyos partidarios –desde agricultores de la región central de Estados Unidos hasta políticos de alto rango– esperan que pronto reemplace a la gasolina como el combustible de automóviles preferido en EUA.

El hecho de que Indy use este alcohol es sólo un indicador de la furiosa carrera hacia los biocombustibles caseros, sustitutos de gasolina y diesel, fabricados con productos agrícolas como maíz, soya y caña de azúcar. Sus defensores dicen que estos combustibles renovables podrían encender nuestra moribunda economía rural, ayudar a sacarnos de una complicada dependencia de Medio Oriente y –lo mejor de todo– eliminar las crecientes emisiones de dióxido de carbono. A diferencia del antiguo carbono liberado por la quema de combustibles fósiles, que cada minuto eleva el termostato de la Tierra, el carbono de los biocombustibles proviene de la atmósfera, que las plantas capturan mientras crecen. En teoría, consumir un tanque de etanol podría incluso hacer que manejar un coche Indy tuviera un balance neutro de carbono.

La palabra clave es ‘‘podría’’. Los biocombustibles que se ofrecen hoy en Estados Unidos obran maravillas para los agricultores y para los gigantes agrícolas, como Archer Daniels Midland y Cargill, pero hacen poco por el ambiente. El maíz que requiere grandes dosis de herbicida y de fertilizante de nitrógeno puede erosionar la tierra más que cualquier otro cultivo. Producir etanol de maíz consume casi tanto combustible fósil como el que reemplaza. El biodiesel de soya consume apenas un poco menos. Los ambientalistas temen que el aumento en el precio de estos dos cultivos obligará a los agricultores a arar unos 14 millones de hectáreas de tierras de labranza marginales, ahora reservadas para la conservación de los suelos y de la vida silvestre, con lo que potencialmente se liberaría incluso más carbono de los campos en barbecho.

El auge ya elevó los precios del maíz a alturas nunca antes vistas y ha fomentado que los agricultores estadounidenses siembren el mayor cultivo desde la Segunda Guerra Mundial. Cerca de una quinta parte de la cosecha se convertirá en etanol: más del doble que hace sólo cinco años. Sin embargo, la perspectiva de las dunas ámbar de las cosechas locales de energía es demasiado seductora para ser ignorada, especialmente ante el ejemplo de Brasil. El año pasado, 30 años después de haber lanzado un programa intensivo para reemplazar la gasolina por etanol de caña de azúcar, Brasil anunció que, gracias al etanol y a un incremento en la producción nacional de petróleo, se había liberado de la importación del hidrocarburo. Inversionistas, encabezados por Richard Branson, el presidente de Virgin Atlantic, y Vinod Khosla, famoso por Sun Microsystems, se interesaron en esa idea e invirtieron más de 70 000 millones de dólares en compañías de energía renovable.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s